Lab_grown_diamond_real
El diamante cultivado en laboratorio es un diamante verdadero

El mejor análisis general de los diamantes conmemorativos antes de su decisión final.


Los diamantes producidos en laboratorio representan una nueva generación en el mercado de la joyería. Hoy en día, existe una tremenda revolución en cuanto a la selección de diamantes para la gente. Actualmente, la gente prefiere contar con formas más brillantes, innovadoras y personalizables para recordar a sus seres queridos que han fallecido. El rápido desarrollo de las necesidades emocionales satisface el deseo de apego, empatía e individualismo, y es así como nace el diamante cultivado en laboratorio. Dejemos claros algunos puntos para que usted pueda decidir con total confianza qué piedra preciosa hará que sus ojos brillen: : el clásico diamante fabricado de forma natural en la corteza terrestre o el vanguardista diamante fabricado en un laboratorio.


Lab_grown_diamond_real
El diamante cultivado en laboratorio es un diamante verdadero

Investigación de fondo

Una de las innovaciones más significativas en la conmemoración de la cremación de joyas se produjo en el año 2001, cuando una empresa empezó a convertir las cenizas de las personas fallecidas en diamantes. Teniendo en cuenta cómo se fabrican los diamantes (no, no los hace Superman aplastando un trozo de carbón con la mano), esto representa un gran salto tecnológico en la forma de crear y conmemorar los diamantes.

Tradicionalmente, los diamantes cultivados en laboratorio se hacen a partir del carbono con una máquina que se llama máquina de Deposición de Vapor de Carbono (o CVD para abreviar). Esto permitió a estas empresas producir múltiples diamantes cultivados en un laboratorio al mismo tiempo.


Lanzamiento de la industria de los diamantes conmemorativos

Para contribuir a que la industria de los diamantes conmemorativos despegue, hay que hacer dos cosas. En primer lugar, hay que saber cómo extraer el carbono restante de los restos incinerados para fabricar diamantes. En segundo lugar, se necesita una máquina que cree diamantes de uno por uno para crear un diamante altamente personalizado que contenga los restos del ser querido.


En este caso, el segundo punto es el primero. Las máquinas HPHT (por sus siglas en inglés)- o de máquinas de Alta Presión y Alta Temperatura- ya existían. Estas máquinas permiten crear un diamante a la vez, lo cual resulta rentable para la producción media de diamantes cultivados en laboratorio, y además es perfecto para las empresas de diamantes conmemorativos.


Para los diamantes conmemorativos, lo más difícil es extraer el carbono de las cenizas. Los restos incinerados, que contienen entre un 1 y un 4% de carbono, deben someterse a un entorno adicional de alta presión, alta temperatura y sin oxígeno para separar el carbono restante. La mayoría de las empresas de diamantes conmemorativos necesitan media taza de cenizas para extraer suficiente carbono para producir diamantes.


Los diamantes conmemorativos se introdujeron en el mercado a medida que se construía esta tecnología en la década de 1990. Sin embargo, el proceso de fabricación de diamantes a partir de cenizas de cremación, que requiere mucho capital (sólo el equipo cuesta alrededor de un millón de dólares), hace que sólo unas pocas empresas ofrezcan este servicio.


Aclaremos un par de puntos para que usted pueda decidir con un 100% de confianza qué joya prefiere: el clásico diamante de toda la vida o el diamante vanguardista fabricado en el laboratorio.


¿En qué consisten los diamantes conmemorativos?


Los diamantes de cremación son diamantes creados en laboratorio a partir de cenizas de cremación humanas. En primer lugar, se purifica el carbono de las cenizas de cremación. A continuación, se prensa en diamantes de cremación utilizando una máquina de alta presión y alta temperatura (HPHT).


¿Cómo se llevan a cabo los diamantes conmemorativos?


Probablemente, se esté preguntando cómo se produce exactamente esta mágica transformación. ¿Cómo pueden transformarse los restos humanos en un brillante colgante de diamantes o en un par de pendientes? Como podrá imaginar, no es un trabajo fácil. La fabricación de diamantes requiere mucha atención, pensamiento y precisión. Así es como funciona.


Purificación y aislamiento del carbono


Después de la cremación, los huesos y el pelo de su ser querido siguen conteniendo carbono. El carbono sólo representa entre el 1% y el 4% de los restos porque la mayor parte del mismo se quema durante la cremación. El primer paso para crear un diamante es separar el carbono.
Esto puede llevar muchas semanas. Al final, se tiene una sustancia de grafito de carbono en polvo, el material con el que se realizan los diamantes.

Conversión del grafito


En otro largo proceso, el polvo de grafito se refina y se filtra hasta que su contenido de carbono alcanza el 99,9%. A continuación, se calienta y se presuriza para formar una estructura de grafito. A este proceso lo llamamos "grafitización".


Diamond_made_from_carbon.jpg Los diamantes cultivados en laboratorio están hechos de carbono puro

Creación del diamante


En esta increíble fase, la máquina reproduce las condiciones exactas de las profundidades de la superficie terrestre. Bajo la supervisión de científicos cualificados, el carbono se expone a temperaturas de unos 1700 grados centígrados. La presión aplicada es de unas 850.000 libras por pulgada cuadrada. De esta manera, poco a poco, el diamante comienza a crecer. Comienza a cristalizar en la parte superior de la especie de cristal de carbono. Con el tiempo, esto se convierte en un diamante sin pulir. Lo verdaderamente sorprendente es que el diamante de cada persona es único. Cada individuo requiere una mezcla de presión caliente diferente para crear un diamante, por lo que los resultados son independientes e individuales. No hay dos diamantes de cremación equivalentes.


Extracción y limpieza del diamante en bruto


El diamante se deja solo dentro de una célula de crecimiento hasta que alcanza un tamaño determinado. Cuanto más tiempo se espera, más crece el diamante. Una vez que el diamante alcanza el tamaño esperado, se extrae la célula del entorno creado por la máquina. Estos diamantes en bruto se limpian con un baño de ácido.


Tallado

En este paso, el diamante está listo para ser tallado. Este proceso es crucial porque la talla del diamante determina su calidad. Se puede elegir entre varias tallas, como la talla esmeralda, la talla radiante o la talla brillante. Incluso puede optar por mantener el diamante en bruto, sin tallar. El diamante se pulirá hasta que brille, sea cual sea su forma.


Coloración del diamante


Los diamantes pueden mantenerse en su color original o se les puede aplicar color. Esta es otra oportunidad de personalizar la piedra eligiendo un color como el verde, el rosa, el rojo o el negro. En este proceso, diferentes elementos naturales se combinan con alta energía para crear un "centro de color". El tiempo necesario para la coloración varía en función del color elegido. Por ejemplo, se necesitan unos tres meses para crear un tono negro completamente opaco.


Calificación y grabado


Los expertos deben inspeccionar cuidadosamente los diamantes para asegurarse de que son 100% auténticos. Comprueban la talla, la claridad y el color para asegurarse de que se trata de un diamante auténtico. A continuación, se certifica su autenticidad por parte de instituciones autorizadas como GIA o IGI. Por último, el diamante se graba con láser con el número de pedido, así como cualquier información personal solicitada. Estos grabados sólo son visibles cuando se utiliza un microscopio con 30 aumentos. Por lo tanto, no hay que preocuparse de que disminuyan el brillo único y elegante de su hermoso diamante.


¿Por qué escogemos diamantes conmemorativos para recordar a nuestros seres queridos?

Los diamantes simbolizan la eternidad, la lealtad y la invencibilidad, como hemos descubierto a lo largo de la historia. Por eso, elegir un diamante conmemorativo es una forma muy natural de recordar u honrar a un ser querido. Ayudan a mantener viva la esencia de aquellos que hemos perdido y nos permiten compartir con el mundo los recuerdos únicos que nos conectaban a ellos.


Eternal_love_with_diamond.png Tus seres queridos te acompañarán por el resto de tu vida

¿Cuánto tiempo lleva el proceso de crear un diamante conmemorativo?


Por lo general, se tarda entre 6 y 12 meses desde el principio hasta el final del proceso. Esto incluye las fases de purificación, la creación del diamante, la talla del mismo y la coloración.


¿Cuánto cuesta un diamante conmemorativo?


El coste de convertir las cenizas en diamantes varía en función del tamaño en quilates y el color del diamante que se solicite. Como empresa suiza 'LONITÉTM ofrece un diamante de color ámbar natural de 0,25 quilates desde 1.600 €. El precio sube a medida que aumenta el quilate y también depende del color y de la joya que se elija.


¿Cuántas cenizas humanas se necesitan para hacer un diamante?


Se necesitan unos 200 gramos de cenizas o unos 10 gramos de cabello humano para hacer un diamante. Los familiares en duelo pueden así recordar el brillo de los ojos de un ser querido al contemplar el brillo de un diamante que ha sido creado con los restos incinerados. Por eso elegimos esta forma de recordar a nuestros seres queridos creando diamantes únicos a partir de sus cenizas o su cabello para transmitir eternamente los recuerdos y el espíritu de generación en generación.